Día 11: La Navidad existe porque Dios tiene misericordia de ti

“El es el que en nuestro abatimiento se acordó de nosotros. Porque para siempre es su misericordia.” Salmo 136: 23

“Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el hijo de Dios, retengamos nuestra profesión. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza pero sin pecado. Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.” Hebreos 4:14-16

Jesús vino al mundo y vivió una vida de humano, siendo tentado como tu. Pero sin pecado. El entiende nuestras batallas. El pasó por tentaciones similares a las tuyas. 

Oración: Gracias Jesús por que puedo venir a ti confiadamente a buscar de tu ayuda, para la lucha de mi carne. Gracias por rescatarme y por borrar todo mi pecado. ¡Que increíble! Que tu tomaras mi lugar y pagaras lo que yo merecía pagar por mi maldad. ¡Te alabo y te agradezco infinitamente!

Enter your email to subscribe to notifications from this site