¿Soy una administradora gozosa o una reina regañona?

Me acabo de dar cuenta…
si tan solo alguien me dijera…
si tan solo escuchara.

Me acabo de dar cuenta de que tengo problemas con el control. Me acabo de dar cuenta porque he descubierto que cuando se acerca el fin de semana, comienzo a tener estrés.

El fin de semana es cuando mi esposo está en casa, cuando hacemos actividades fuera de lo ordinario…decidimos salir al zoológico o al museo sin mucha planeación. Dejamos que los niños se vayan a la cama un poco mas tarde y que vean mas televisión de lo normal. También es cuando tenemos visitantes por algunos días en nuestra casa.

¿Cuándo comencé a creer que soy dueña de mi casa? ¿De los horarios de mis hijos y de el de mi esposo?

¿Cuándo comencé a pensar que el orden de mi casa, la educación de mis hijos y cuánto tiempo pasan en las pantallas eran tan importantes como para estar dispuesta a enojarme, levantar mi voz, enfadarme con otros adultos que quieren establecer reglas cuando visitan o estar sin gozo?

“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” Filipenses 2:3-4 RVR60

Señor, cambia mi corazón. Hazme una administradora gozosa de mi hogar en lugar de una reina regañona.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” Filipenses 2:5-8 RVR60

Confieso que he llegado a pensar que mi casa, mi tiempo y mis posesiones me pertenecen a mí y están para servirme a mí. Confieso que aún cuando quiero que sean usadas para tu servicio, he llegado a pensar que yo se cual es la mejor manera de que mis recursos sean usados.

“Esta no es mi casa, yo solo vivo en ella”

John Robinson (mi esposo)

Ayúdame a confiar más y más en tu Soberanía y en eso, poner todo lo que tengo a tus pies. Confiando en que tu lo vas a usar de la mejor manera.

En Cristo, Jesús. Amén.

Enter your email to subscribe to notifications from this site

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s