Mamá, ¡ten paciencia!

Hace unos meses leí una publicación en internet, donde una persona estaba tratando de vender un Saguaro. Su publicacion decía algo como “200 dólares por Saguaro de 6 metros, creo que tiene 10 años”. Tuve que detenerme y reirme. Y aunque, rara vez leo los comentarios de la gente después de una publicación así, quise leer un poco.

Ya se imaginarán, la guerra en el internet comenzó inmediatamente. Resulta que esta persona no era del desierto, no tenía ni la mas mínima idea de qué era un Saguaro, que toma alrededor de 100 años para llegar a medir 4 metros y para que le comience a crecer un brazo. Además que es ilegal sacar un Saguaro.

Pues así es como soy al criar a mis hijos. Se me olvida que su maduración es un proceso lento, muy lento. Y a veces me veo tentada a querer poner mi atención a “proyectos” que van a retribuirme más rápidamente, a actividades que me van a hacer ganar logros o la admiración de la gente o por lo menos me van a dejar con una sensación de triunfo al final del día.

Pues hoy es un día en el que siento que lo que hago con mis hijos no es muy relevante. En el que el crecimiento es invisible.

Intenté enseñarle a escribir el número 2 a mi hija. Tomó tanto tiempo en hacer un garabato que nadie reconocería como el número dos. Terminé cansada y frustrada.

Estoy en el segundo día de entrenar a mi hijo a ir al baño. Y parece que no le importa, no tiene ni el más mínimo interés en usar el baño, ni siquiera le enfada el estar sucio. Y yo ya quiero tomar la decisón de “mejor nos esperamos a que este niño esté mas grande”. Así como lo hice hace seis meses…

Pero la mayoría de los proyectos de valor, los que están bien hechos, y producen resultados duraderos, toman tiempo.

Y Dios sigue siendo fiel conmigo. No solo con mis hijos. Sino que el sigue trabajando en las areas de mí en las que todavía el no es el Rey completamente. El sigue trabajando en mi paciencia. En mi (falta de) confianza en el, en mi egoísmo.

Espíritu de Dios, sigue aumentando tu fruto en mí: gozo, paz, paciencia, bondad, fe, autocontrol (Gálatas 5:22-23)…

y ayúdame a tener mayor fe en el trabajo que estás haciendo en mis hijos a través de mí y a regocijarme en el “ahora”. Hazme valorar el carácter que estas creando en mi en lugar de una carrera profesional. Dáme un corazon agradecido por la etapa en la que estoy ahora. Amén.

Enter your email to subscribe to notifications from this site

por Jonathan

Gracias Dios,

  1. Por que puede decir “no” (aunque sea todo lo que quiere decir a esta edad)
  2. Por poder verlo correr vistiéndo solo su pañal
  3. Porque le encantan los abrazos
  4. Por poder verlo abrazar y sonreírle a su hermana todo el día
  5. Por que está obsesionado con su papá
  6. Por poder aprender canciones y números
  7. Por que le encanta brincar
  8. Por poder ver cómo me imita al regañarlo moviendo su dedito y tratando de decir muchas palabras
  9. Por su actitud determinada y segura
  10. Por que no necesita estar escuchando para poder disfrutar el momento y reírse

¡Que privilegio es ser su mamá!
Te agradezco infinitamente por tan grande regalo
Ayúdame a atesorarlo

¿Por qué cosas estás agradecido por cada uno de tus hijos?

Enter your email to subscribe to notifications from this site

por Sofía

Gracias Dios,

  1. Por poder observar como ella ama a otros (M)
  2. Porque a pesar de ser tan”independiente”, sigue queriendo
    que sea yo quien le lea su libro al ir a dormir
  3. Porque aún corre con una sonrisa a darme un abrazo cuando voy por ella a la escuela
  4. Por poder ver cómo le hace cariños a su hermanito cuando lo ve por primera vez CADA mañana
  5. Por poder verla correr y gritar de alegría cuando ve a su papá llegar del trabajo
  6. Por ser tan extrovertida
  7. Por poder verla cantar tan fuerte e inventar canciones
  8. Por poder verla inventar juegos y hacer diferentes voces (de niña, de mamá, de papá)
  9. Por que cuando ríe, cada músculo de su cara obedece y su ruido puede ser escuchado por los vecinos
  10. Por que le encanta pasar tiempo conmigo

¡Que privilegio es ser su mamá!
Te agradezco infinitamente por tan grande regalo
Ayúdame a atesorarla

¿Por qué cosas estás agradecido por cada uno de tus hijos?

Enter your email to subscribe to notifications from this site

3 Pecados en los que Fácilmente Resbalo como Ama de Casa

Tal vez como madre trabajadora también puedes caer en esto, pero ya que el ser ama de casa es mi “puesto de trabajo” de todo el día, creo que me es más fácil fallar de estas maneras:

1. Pereza

Sin un horario, sin un “jefe”, sin actividades específicas que hacer o metas que lograr puedo caer en usar las horas en leer o ver materiales que no van a contribuir en la edificación de ningun área de mi hogar y familia. Puedo también dedicarme a reunirme con personas sin un propósito de enseñarnos o animarnos unas a otras.

La Biblia habla ampliamente acerca de la pereza en el libro de Proverbios:

“Ve a la hormiga, oh perezoso, mira sus caminos, y sé sabio; la cual no teniendo capitán ni gobernador, ni señor, prepara en el verano su comida, y recoge en el tiempo de la siega su mantenimiento. Perezoso, ¿hasta cuándo has de dormir?¿Cuándo te levantarás de tu sueño? (Prov 6:6-9)

2. Negligencia

Al estar todo el día en casa, puedo creer la idea de que al simplemente estar con mis hijos físicamente, les estoy dando lo mejor. Cuando talves no les estoy prestando atención, los he dejado que vean mucha televisión o que jueguen solos sin usar el tiempo sábiamente para instruirlos en el Señor ni para enseñarles a ser responsables en las tareas que ellos ya pueden realizar (levantar sus juguetes, colocar su ropa sucia en su lugar, usar sus manos para aprender a escribir o colorear, etc.)

“Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros”. Tito 2:6-8

3. Frustración y Enojo

Hay muchos días en los que no tengo nada de pereza, sino todo lo contrario. Quiero lograr mucho más de lo que mi horario me permite. Y puedo comenzar a frustrarme con mis hijos por no permitirme terminar mis labores. Sí, mis hijos no necesitan ser entretenidos constantemente por mí. Pero aún son pequeños y hay tantas cosas para las que me necesitan. Ese es mi princial tabajo—ayudarles. Pero a veces creo que es el trabajo de ellos—quitarse de mi camino para que yo pueda lograr lo que yo quiero.

“Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.” 1 Pedro 5: 2-4

Señor,
Ayúdame a buscar cumplir con mi trabajo de madre con tu perspectiva, compasión, con tu visión de hacer tesoros eternos. Ayúdame a encontrar el balance de hacer labores de limpieza y administración financiera con ministerio fuera del hogar y con sentarme con mis hijos a instruirlos.
Espíritu de Dios, ¡dáme sabiduría!
En el nombre precioso de Jesucristo, Amén

Enter your email to subscribe to notifications from this site

¡Que libertad, que gracia!

¡Que libertad!
¡Que gracia!
No tengo que ser perfecta
Tu ya lo fuiste

Soy toda aceptada
Fuiste rechazado
Fuiste traicionado
Soy completamente amada

Por siempre una hija
Por siempre en la Luz
Por siempre adoptada
Por siempre viva

Por siempre perdonada
Ahora siendo restaurada
Hasta que ese dia venga
Cuando no pueda pecar mas

Ana Robinson

Enter your email to subscribe to notifications from this site

¿De qué se trata Levítico?

De primera instancia creerías que el libro de Levítico se trata de las leyes dadas a los sacerdotes para realizar sus rituales y sacrificios. Y sí, de eso se trata.

Entonces pensarías: ¿que tiene que ver eso conmigo, con la manera en la que adoramos en el siglo XXI o con la manera en la que recibo el perdón de pecados después de la muerte, vida y resurrección de Jesucristo?

Pues aquí están tres lecciones que aprendí de este libro:

1. Levítico es un libro que se trata de Dios

Comencé a leer Levítico esta vez resaltando las frases en las que se encuentra contenida la palabra “Jehová” o “Dios”, y encontré grandes riquezas en estos pasajes.

“Y salió fuego de delante de Jehová, y consumió el holocausto con las grosuras sobre el altar; y viéndolo todo el pueblo, alabaron, y se postraron sobre sus rostros.” Levítico 9:24

¿Te puedes imaginar lo que pensó la gente al ver el fuego? Dios se manifestó de una manera que era visible para las personas. Dios mostró su poder, pero también su interés en estar presente entre su pueblo.

Me sorprendió cuántas veces es mencionado “Dios habló”, “Dios habló a Moisés” (Levítico 6:1, 8, 24; 7:22, 28; 8:1), “Dios dijo”.

2. El sistema de sacrificios apunta hacia el sacrificio definitivo: Jesucristo

Dios nos muestra su gran amor al proveer de una manera de reconciliarse con nosotros. En el antiguo testamento fue a través de sacrificios, ofrendas y rituales. Pero todos ellos apuntan hacia el sacrificio definitivo: Jesucristo.

“Porque convenía que tuviéramos tal Sumo Sacerdote: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores, y exaltado más allá de los cielos, que no necesita, como aquellos sumos sacerdotes, ofrecer sacrificios diariamente, primero por sus propios pecados y después por los pecados del pueblo. Porque esto Jesús lo hizo una vez para siempre, cuando El mismo se ofreció. Porque la Ley designa como sumos sacerdotes a hombres débiles, pero la palabra del juramento, que vino después de la Ley, designa al Hijo, hecho perfecto para siempre.” Hebreos 7:26-28 NBLH

3. Podemos y debemos buscar la santidad como Dios lo indica.

El nos ha hecho suyos y los suyos buscan agradarle.

“Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios: seréis, pues, santos, porque yo soy santo.” Levítico 11:45

Esta no es una indicación solo para el antiguo pueblo de Dios, sino para nosotros también. Observa cómo el apóstol Pedro cita este mismo versículo:

“Como hijos obedientes, no se conformen a los deseos que antes tenian en su ignorancia; sino que así como Aquel que los llamó es santo, así también sean ustedes santos en toda su manera de vivir. Porque escrito está: ‘SEAN SANTOS, PORQUE YO SOY SANTO.’ ” 1 Pedro 1:14-16 NBLH

¡Ayúdame a odiar mi pecado, oh Señor, como tu lo odias!

Enter your email to subscribe to notifications from this site

You are still good

The first sign of a tulip that has been dormant during the freezing winter

In the morning you are good
And at night you are good

When I’m strong you are good
And in my weakest day you are good

When the light shines
and the flowers bloom
you are good
And when every leaf
of my tree has fallen
you are good

You will not leave me,
nor will you forsake me (Heb 13:5)
And there is nothing
that can separate me
from your love (Rom 8:38-39)

When my feathers are bright blue
and I can fly high
you are good
And when they turn grey
and I can’t move no more
you are good

When the future
seems bright and promising
you are good
And when all I get to do
is live moment by moment
you are good

When I’m strong you are good
And in my weakest day you are good

In the morning you are good
And at night you are still good

Enter your email to subscribe to notifications from this site