3 maneras prácticas de buscar a Dios

Es casi increíble el saber que el Dios creador del universo haya querido revelarse y tener relación con la humanidad. Y conmigo.

Así fue desde el principio. Cuando Dios creó a los primeros seres humanos: Adán y Eva, Dios se deleitó. Y él habitó entre ellos.

Cuando ellos desobedecieron a Dios y fueron expulsados del jardín del Edén, Dios continuó con su tarea de establecer su reino en la tierra a través de personas. Él continúa queriendo ser parte de nuestras vidas. No por lo bueno que somos, sino por lo bueno que él es.

Él se revela hacia nosotros a través de su Palabra y de su Hijo Jesucristo. Así es que te animo a buscarle. Considera si en las siguientes semanas puedes hacer algún cambio en estos 3 aspectos:

Leyendo su Palabra

¿Puedes dedicar los primeros 10 minutos de tu mañana o 20 minutos antes de encender tu televisor en la noche para leer la Biblia?

¿Puedes unirte a un grupo de mujeres que se encuentren estudiando la Biblia en la sala de una casa? ¿en alguna congregación? ¿o en línea? Mantener conversaciones sobre lo que estás estudiando y aprendiendo puede ser muy edificante y el punto de vista de otras puede ayudarte a comprender mejor el texto.

Hablándole en oración

“Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público…porque vuestro Padre sabe de qué cosas tenéis necesidad, antes que vosotros le pidáis.” Mateo 6:6,8

Tu Padre sabe de qué tienes necesidad. ¡Wow! A Dios le interesa lo que tienes que decir. Él quiere que hables con él con confianza. Así es que si tienes agradecimiento, algún dolor o petición especial. Puedes venir a él estando segura que te va a escuchar.

¿Tienes una libreta y una pluma?

Desde que comencé a escribir mis oraciones he podido enfocarme más en mis palabras. Y aún (cuando no encuentro una mejor manera) lo puedo hacer en público, a veces con mis hijos alrededor de mí jugando o viendo una caricatura. Al final, nadie sabe qué estoy haciendo…esto solo se queda entre Dios y yo.

También me ha ayudado el usar el temporizador de mi teléfono. Dedicando 5, 10 o 20 minutos solamente a orar. ¡No tienes idea de cuántas cosas Dios ha hecho con ese tiempo! En mi matrimonio y en mí misma.

Congregándote

La iglesia local es importante. Dios usa a otros hermanos y hermanas (imperfectos) para bendecirnos y ser nuestra familia espiritual, para animarnos y para exhortarnos (todos tenemos puntos ciegos).

Por último

Te dejo con esta pequeña nota sobre lo que son las Escrituras:

“Lo que podemos leer en la Biblia es lo que Dios en su providencia deseó revelar de sí mismo. No sería posible conocer todo sobre Dios, pero lo que sí es alcanzable a través de las Escrituras es suficiente para conocerlo a él y para vivir una vida que le agrade.”

“Pues su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia.” 2 Pedro 1:3

Te animo a evaluar estos tres aspectos de tu vida: lectura de la Palabra (Biblia, Escrituras), oración y congregación con otros hermanos en la fe. Dios puede usar estos medios para hacerse presente en tu vida de una mayor manera.

Es especialmente en esta etapa tan ocupada que necesitas deleitarte en el Señor y dejar que él te llene de gozo.

¡Estoy orando por tí!

Otros recursos:

Levítico: un libro con grandes tesoros

Plan de lectura de la Biblia de Mujer Verdadera

Mamá, ¡ora por gozo!

Fotografía por Rodolfo Quirós

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s