¿Soy una administradora gozosa o una reina regañona?

Me acabo de dar cuenta…
si tan solo alguien me dijera…
si tan solo escuchara.

Me acabo de dar cuenta de que tengo problemas con el control. Me acabo de dar cuenta porque he descubierto que cuando se acerca el fin de semana, comienzo a tener estrés.

El fin de semana es cuando mi esposo está en casa, cuando hacemos actividades fuera de lo ordinario…decidimos salir al zoológico o al museo sin mucha planeación. Dejamos que los niños se vayan a la cama un poco mas tarde y que vean mas televisión de lo normal. También es cuando tenemos visitantes por algunos días en nuestra casa.

¿Cuándo comencé a creer que soy dueña de mi casa? ¿De los horarios de mis hijos y de el de mi esposo?

¿Cuándo comencé a pensar que el orden de mi casa, la educación de mis hijos y cuánto tiempo pasan en las pantallas eran tan importantes como para estar dispuesta a enojarme, levantar mi voz, enfadarme con otros adultos que quieren establecer reglas cuando visitan o estar sin gozo?

“Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” Filipenses 2:3-4 RVR60

Señor, cambia mi corazón. Hazme una administradora gozosa de mi hogar en lugar de una reina regañona.

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.” Filipenses 2:5-8 RVR60

Confieso que he llegado a pensar que mi casa, mi tiempo y mis posesiones me pertenecen a mí y están para servirme a mí. Confieso que aún cuando quiero que sean usadas para tu servicio, he llegado a pensar que yo se cual es la mejor manera de que mis recursos sean usados.

“Esta no es mi casa, yo solo vivo en ella”

John Robinson (mi esposo)

Ayúdame a confiar más y más en tu Soberanía y en eso, poner todo lo que tengo a tus pies. Confiando en que tu lo vas a usar de la mejor manera.

En Cristo, Jesús. Amén.

Enter your email to subscribe to notifications from this site

Jesus, change my heart

Change my heart and make it yours
Change my heart and make it yours
From my doubt release me
From my selfishness deliver me

Change my heart and make it yours
From pride abstain me
From pride abstain me
Jesus, change my heart

Jesus, Jesus change my heart
And make it one that loves You and You alone
May all glory be to You
May I never steal any of your praises

Change my heart and make it yours
Change my heart and make it yours
With great faith overwhelm me
May generosity overflow from me

Change my heart and make it yours
With your humility clothe me
With your humility clothe me
Jesus, make me more like You

Ana Robinson

Enter your email to subscribe to notifications from this site

Oración de humildad

“Oh fuente de todo bien,
Destruye todo pensamiento altivo en mí,
Haz añicos mi orgullo y dispérsalo al viento,
Aniquila hasta el último ápice de farisaísmo,
Implanta en mí la verdadera humildad de espíritu,
Rebájame hasta el aborrecimiento propio,
Abre en mí una fuente de lágrimas penitenciales,
Quebrántame y luego recomponme.”

Tomado de El Valle de la Visión: Antología de oraciones y devociones puritanas

Enter your email to subscribe to notifications from this site

¿Cómo puedo leer más?

Creo que es algo que siempre queremos hacer: seguir aprendiendo. Y una de las mejores maneras de hacerlo es a través de la lectura.

Probablemente lees mucho más de lo que te imaginas. Ya sea publicaciones en Facebook o Twitter, encabezados de noticias, algún artículo en internet, cadenas en WhatsApp o en tu correo electrónico.

¿Qué pasaría entonces si dedicas ese tiempo a leer algo con un propósito mejor establecido, algo que tú decidas leer, algún tema que a ti te interese o del cuál quieras aprender más?

1. Encuentra algo emocionante que leer

Hace unos años me encontré con un reto de lectura de un bloguero al que sigo. Al principio me asusté al ver que hay personas que leen muchísimo mas que yo. Pero a la vez me sentí inspirada al ver que simples humanos con vidas ocupadas como la mía pueden hacerlo. Solo hice el primer nivel, y para ser honesta, creo que no alcancé a leer el 13er libro.

Pero al final del año leí mucho mas de que lo que lo hubiera hecho de no haber tenido un plan. Y aprendí muchas cosas muy útiles para mi vida. Este sistema me ayudó a leer libros de temas que normalmente no leo.

2. Establece una meta realista

Soy una persona que se emociona fácilmente por algo nuevo, pero a los días, pierdo el interés. Para mí es importante tener una meta que me anime y que sea realista. Necesito metas alcanzables a corto plazo. No es suficiente solo decir “voy a leer un libro al mes”.

Para alcanzar cierta meta, necesito saber qué debo hacer cada día. Yo puedo leer 15 páginas en un día fácilmente. Así es que en los siguientes 6 meses puedo leer 12 libros, suponiendo que un libro promedio tiene 200 páginas.

Para otras personas es más factible el decidir cuánto tiempo van a leer al día. Así es que ya sea por número de páginas o por cierto tiempo, decide cuánto vas a leer cada día.

Un consejo que me dio mi mamá es leer 10 páginas antes de cualquier actividad de entretenimiento. Y si el tema nos engancha, pues leer más.

3. Busca el ánimo de otros lectores

¿Tienes amigos o familiares que también quieran leer más?

Comparte con ellos cuál es tu meta de lectura de este año. Busca recomendaciones de libros de personas a las cuales admires. Dialoga sobre qué libro sería bueno leer sobre el tema de…humildad, paciencia, matrimonio, organización, etc. (estos son solo temas de los cuales yo quiero aprender).

Una advertencia

Bueno, dos.

La primera es que no leas por leer. Si un libro te parece aburrido o de poco provecho, interrúmpelo y escoge otro. Pero, no dejes de leer un libro porque sea difícil. Vale la pena esforzarnos en aprender palabras nuevas o conocer nuevos temas.

La segunda es que leer por si solo no te hace mejor persona. No leas por poder decir cuánto lees o por citar a ciertos autores. No leas por parecer mejor persona.

Si conoces a Cristo, sabes que solo el puede transformar el corazón y darte uno sano. Lee con oración, pidiendo que el Espíritu Santo utilice las palabras que otras personas fielmente han escrito para tu beneficio y confía en que él puede hacer el trabajo. Los libros son solo una herramienta.

Enter your email to subscribe to notifications from this site

¿Porqué necesitas leer la Biblia en el 2019?

Yo sé que necesito ayuda para hacer el bien. No es natural para mí el amar a mi familia constantemente, día a día, semana a semana. En mis propias fuerzas me canso de servirles haciendo lo mismo por ellos cada día, a veces aún sin que se me muestre agradecimiento.

No es fácil para mí el no levantarle a la voz a la señorita de servicio a cliente después de esperar 4 minutos en la línea para que se me atienda. Y si soy honesta, no es fácil para mí el no levantarle la voz a mi hija cuando mi hijo esta llorando y ella esta desobedeciendo. Pero los amo, y quiero ser una mejor madre. Y una mejor esposa, amiga, vecina, etc.

¿A poco no quieres ser una mejor persona el siguiente año?

Ayuda para servir a los tuyos 

“Pues Su divino poder nos ha concedido todo cuanto concierne a la vida y a la piedad, mediante el verdadero conocimiento de Aquél que nos llamó por Su gloria y excelencia. Por ellas El nos ha concedido Sus preciosas y maravillosas promesas, a fin de que ustedes lleguen a ser partícipes de la naturaleza divina, habiendo escapado de la corrupción que hay en el mundo por causa de los malos deseos. Por esta razón también, obrando con toda diligencia, añadan a su fe, virtud, y a la virtud, conocimiento; al conocimiento, dominio propio, al dominio propio, perseverancia, y a la perseverancia, piedad, a la piedad, fraternidad y a la fraternidad, amor.”
2 Pedro 1:3-7 NBLH

El promete darte todo lo que necesitas a través de conocerlo a Él, a Jesús.

Sé que solo leer la Biblia no garantiza el conocerlo y el ser transformado. Pero sí es el lugar por donde Él empieza a enseñar y a partir de esa enseñanza, el Espíritu Santo puede cambiarte.

Dirección para tu vida

¿Qué otra meta o resolución mejor puedo tener para el siguiente año que hacer mi parte para tener comunión con Dios y para que cada decisión que tome sea guiada por Él?

“Toda escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”.
2 Timoteo 3:16-17 RVR60

Conocimiento de Dios

¿Qué es mejor que conocer al Dios bondadoso, creador del universo?

“La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma;
El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo.
Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón;
El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.
El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre;
Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.
Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado;
Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.”
Salmos 19:7-10

Conocer a Dios, quién es él y su propósito para mi vida es lo mas importante para mí. El Dios creador del Universo se ha hecho accesible para mí.

¿Cómo podría desperdiciar las oportunidades para hablar con él y para escuchar lo que el tiene que decir a través de la Biblia?

Sé práctico

Si quiero dedicar tiempo en su Palabra y en oración necesitaré ser disciplinada en organizar mi día de una manera que abra espacio para leer, estudiar y meditar en la Biblia y en la oración.  Cada área de mi vida, cada servicio a mi familia y trabajo fluirá de mi comunión con él.

Así es que una vez mas, hago un compromiso de:

  • irme a mi cuarto a las 9 pm
  • apagar la luz a las 9:30 cada noche
  • levantarme de mi cama a las 5:30

¡Permanecer en la verdad vale la pena!

Enter your email to subscribe to notifications from this site

Día 24: Jesús nació en Navidad…

  • Jesús nació en Navidad
  • El murió y resucitó
  • Está en el cielo preparando nuestro hogar eterno
  • Y un día va a regresar para llevarnos con el

Esta es la esperanza de la Navidad: que Jesús ya vino una vez y esperamos su segunda venida. Esta vez, para estar con el y habitar con el por siempre.

Juan 14:1-6 dice:

“No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí.

En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y, si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté.  

Ustedes ya conocen el camino para ir adonde yo voy.

Dijo entonces Tomás:

—Señor, no sabemos a dónde vas, así que ¿cómo podemos conocer el camino?

Yo soy el camino, la verdad y la vida —le contestó Jesús—. Nadie llega al Padre sino por mí.”

Oración: Señor Jesús, gracias por nacer, vivir y morir en la cruz para pagar mi castigo. Gracias por que por tu sacrificio yo puedo ser limpio y adoptado como hijo de Dios.

¿Deseas leer mas sobre como ser un hijo de Dios?, haz click aquí.

Enter your email to subscribe to notifications from this site

Día 23: La Navidad existe para hacernos hijos de Dios

“Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.” Juan 1:12-14

Oración: Gracias Padre, por hacerme tu hija. Ayúdame a vivir de una manera que te honre.

Enter your email to subscribe to notifications from this site